• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 27/06/2010
Visto: 516 veces
Fuente: Los Andes Online

Una ruta dedicada a la bebida recorre el legado de Otto Schneider: dos plantas de elaboración de cerveza, el museo y las choperías más destacadas donde tomar el tradicional "liso".

Quienes visiten Santa Fe, más precisamente su capital y zonas aledañas, notarán que las choperías trabajan a toda hora sin descansar y proponen una carta con los mejores sabores de la cerveza. Entre bares y restaurantes, la ciudad ostenta más de 130 direcciones que ofrecen el famoso "liso" típico de estos lares -vaso liso de 250 cc, en el que los santafesinos acostumbran tomar la cerveza tirada de barril.

Si bien la provincia es muchas veces reconocida como una importante cuenca lechera, la tradición de la cerveza es parte importante de la cultura local. Tanto es así que en casi todas las casas hay barriles y la producción artesanal es la mayor en todo el país. Para ilustrar la pasión por el producto, basta un dato: el consumo per cápita es de casi 70 litros contra una media nacional de 43,4 (dato de la Cámara de la Industria Cervecera Argentina).

Por esta razón, la propuesta es adentrarnos en la nueva Ruta de la cerveza, que comprende desde El Trébol hasta San Javier y contempla plantas elaboradoras de la ciudad, degustaciones en las más famosas choperías, el museo de la cerveza, que resumen la idiosincrasia de este pueblo y su cultura cervecera.

Todo liso

Desde los orígenes del brebaje de la mano de los sumerios, su incursión en Egipto y más tarde en Europa y de allí al mundo -incluso presente en la Piedra de La Roseta- el museo transita las etapas históricas con datos interesantísimos.

Herramientas antiguas, ollas de cobres en las que se colocaba el mosto, barriles de madera, filtros y otros objetos que recuerdan la elaboración de la bebida en diversas épocas pueden observarse. También hay objetos de memorabila como fotos de los antiguos patios cerveceros y los primeros inmigrantes, etiquetas antiquísimas, etc.

En la planta de Cervecería Santa Fe se ilustra el moderno proceso de fabricación a base de malta (de cebada), lúpulo y agua. El recorrido permite conocer desde la cocina, la fermentación, la maceración, hasta el envasado. La planta embotella mil unidades por minuto y produce 2.600.000 hectolitros por año. Entre otras marcas aquí se elaboran: Santa Fe, Schneider, Imperial, Heinecken y Budweiser.

La otra cervecera que integra la ruta es San Carlos que, fundada en 1884, es la más antigua del país en funcionamiento. Actualmente está atravesando un proceso de puesta en valor y de relanzamiento de su tradicional marca "San Carlos". Aquí se elaboran además Otro Mundo y Duff.

Marca la diferencia

La diferencia más clara entre la cerveza santafesina y otras del país es la misma que hay entre la leche fresca y la de larga vida, es que por aquí la cerveza se toma directamente del barril y no se pasteuriza (proceso que somete el producto al calor para garantizarle seis meses de duración, aunque pierda un poco de sabor, color y aroma), y por eso es más sabrosa y tiene la frescura de lo recién elaborado.

Basta un ejemplo: sentarse a pinchar un barril y tomar "lisos" es para los locales lo mismo que para los porteños juntarse a tomar un café. Y este hábito, que un porteño confinaría a los bares, en Santa Fe es, ante todo, doméstico: el 70% se toma en casa.

Otra particularidad que resaltan es el vaso liso costumbre que instauró Don Otto Schneider a partir de pedir en los patios cerveceros la bebida en un vaso liso, de 255cc, sin rugosidades.

Esto, le permitía sentir el frío del líquido, ver su color y evitar que se caliente rápido. Todo "liso" lleva 2,5 cm de espuma y en Santa Fe casi el 90% de los bares venden cerveza tirada, de barril, en vasos liso, no existe otra medida.

Un poco de historia

La cultura cervecera llegó a Santa Fe con los inmigrantes europeos a mediados del siglo XIX: italianos, polacos, suizos, croatas, checoslovacos y alemanes, entre otros, no se resignaron a olvidar la bebida y se aferraron a su tradición. Así comenzó a proliferar la industria cervecera local, la producción artesanal y los patios cerveceros.

Otto Schneider en 1911 se instaló a los pies de la laguna Setúbal, buscando un lugar donde continuar el know how que había aprendido en el establecimiento cervecero de sus padres, en Prusia Oriental. Allí impulsó la fundación de la Cervecería Santa Fe y, 21 años más tarde, brindó su apellido a una marca propia, creando una variedad que guardaba fuertes lazos con las tradiciones alemanas de su pasado.

Apenas el teutón probó las aguas blandas del Paraná, con escaso contenido de hierro y sin metales pesados (lo que más oxida la cerveza), notó que eran como las de Pilsen, la ciudad checoslovaca que era famosa por la elaboración de cervezas lagers. Sus escritos atestiguan las propiedades que le asignaba al líquido elemento.

Temperamental, Schneider de inmediato impuso en la capital mediterránea algunas costumbres de su país natal: los patios cerveceros de Europa y el "liso" (el vaso pulcro y sin relieves para beber 255 cm3 de cerveza, lo justo para apreciar mejor las cualidades, mantener el frío y los 2 cm de espuma).

En breve se presentará el libro "Otto Schneider, Tradición alemana en Santa Fe, cuna de la cultura cervecera argentina". Luciano Alonso y otros. Editado por Universidad Nacional del Litoral, 2010; y de él se desprende que ya en el acta fundacional de la Cervecería Schneider, Don Otto hacía hincapié en los elementos que podían garantizar la elaboración de una bebida de propiedades especiales y así decía: "el mejor punto en el país, para la instalación de una cervecería, debido a la calidad especial de sus aguas, es la ciudad de Santa Fe".

Herederos de esta actividad, los santafesinos hoy son fanáticos de la elaboración artesanal de cerveza, con el único fin de compartirla con amigos y familiares. "Se trata de una verdadera pasión", dijo Daniel Llinás, miembro de la Asociación Somos Cerveceros, que reúne a cerveceros artesanales de habla hispana. Daniel cuenta que se están preparando para un Encuentro de Cerveceros, en el mes de octubre y estamos todos invitados.

Fuente: Los Andes Online


Ver más información acerca de Santa Fe y de Santa Fe (capital).

Comentarios
Notas y artículos
Conociendo el Casco Histórico de Santa Fe Conociendo el Casco Histórico de Santa Fe
La ciudad de Santa Fe tiene una amplia variedad de opciones sobre cosas para hacer y conocer, desde los típicos museos, edificios históricos o visitas a monumentos, hasta zonas verdes y balneario donde estar más en contacto con la naturaleza. Un lugar a conocer es el Casco Histórico de Santa Fe. Es la zona más antigua de la ciudad y el punto c
Los carnavales litoraleños Los carnavales litoraleños
El litoral argentino ofrece diferentes versiones del carnaval, para disfrutar, compartir y sorprenderse. Carnaval de Gualeguaychú Es el gran show, que desde enero convoca a más de 100.000 espectadores. Las comparsas que participan en la edición 2011, son Kamarr, Marí Marí y Ará Yeví. El slogan es: El Carnaval del país. Cu&
Isla, pesca y playas Isla, pesca y playas
Una floreciente y pujante actividad turística se desarrolla en la ciudad de Santa Fe, que ofrece al visitante propuestas y posibilidades para todas las edades, al combinar la arquitectura histórica con los espacios naturales y alojamientos modernos y confortables para el descanso. El casco urbano ofrece numerosos atractivos emparentados con la historia y evoluci&o



Buscar hoteles en Santa Fe (capital)
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Alojamiento destacado en Santa Fe (capital)
Notas y articulos
365litoralargentino.com
La guía online de Litoral Argentino los 365 días del año
www.365litoralargentino.com
Desarrollado por