• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 03/01/2010
Visto: 516 veces
Fuente: Clarín Turismo

La capital, un territorio para explorar y gozar las costaneras, los parques y la noche. Los pueblos cercanos y abundante pesca.

En verano, los santafesinos de la capital revelan las dos marcas indelebles que mejor los definen. Para refrendar su amor intenso con el río, en enero reviven una multitudinaria procesión hacia la Costanera, a la espera de la señal de largada de la maratón de aguas abiertas desde Santa Fe de la Vera Cruz hasta Coronda. En cambio, el perfil festivo estalla en febrero, encendido por los ritmos pegadizos y colores de las comparsas del Carnaval.

La esplendorosa vista del puente colgante, posado sobre la laguna Setúbal -generosamente alimentada por el río Paraná- desde 1928, parece estimular a vecinos y turistas más allá del calendario. Esa postal clásica se potencia con la salida del sol y vuelve a seducir al atardecer. Inspira elogios de almas conmovidas en el bar Baviera, que aporta lo suyo para dejarse llevar por un momento grato: una suculenta picada matizada con un liso (vaso alto de cerveza).

La bebida emblemática es un imán difícil de eludir en los restaurantes, bares y paradores de las costaneras Vieja y Este. En algunos lugares comparte palmo a palmo su fama con los pescados de río, el fruto de las jornadas de pesca que los expertos en la materia desandan en el riacho Santa Fe, detrás del puerto. Armados, patíes, bogas y mojarras saltan del agua amarronada a los baldes y de ahí a las parrillas.

En medio de un parque arbolado que disimula el aspecto algo descuidado de la playa, El Quincho de Chiquito es la cantina más indicada para caranchear (arrancar trozos con el tenedor, sin servirse en el plato) boga a la parrilla. La tradición es la última etapa de un menú que empieza a solazar el paladar con empanadas y albóndigas de pescado, milanesa de surubí y patí al disco.

Para reponerse de algún exceso gastronómico, el Parque Belgrano -más conocido como Parque Sur- tiñe de verde la ribera y sugiere una reparadora caminata en medio de árboles, parrilleros y ciclistas. Más exigente, un sendero aeróbico dibuja el contorno de un lago. Por las dudas, un monumento erigido delante del Club del Quillá muestra a Pedro Candioti pletórico de salud. Medio siglo atrás, ese modelo casi imposible de emular se atrevió a desafiar al Paraná y unió Buenos Aires con Santa Fe a puro nado. La proeza le valió el apodo "Tiburón del Quillá" y un lugar entre los santafesinos más venerados.

Sobre la orilla opuesta, en la Reserva Ecológica El Pozo, la capital despeja su semblante urbano y exhibe naturaleza intacta. Un sendero avanza por la selva, donde se cruzan los vuelos de 140 especies de aves. A los pies de ceibos, sauces y alisos asoman comadrejas, lagartos, cisnes y ofidios.

La ciudad moderna resurge a pocos pasos, en el territorio copado por los jóvenes que delimita la playa Piedras Blancas. En este caso, los cuerpos atléticos descansan tendidos en reposeras, se prenden en desafíos al vóley y se asolean sobre las embarcaciones blancas del Yacht Club.

Para la mayoría de los santafesinos, el espectáculo del atardecer en la costa menos transitada es el paso previo a la diversión nocturna, que proyecta las luces más fulgurantes en el barrio Recoleta. Allí confluyen también los grupos de amigos reunidos en el faro, una pieza decorativa del Muelle de los Pescadores, en el margen oeste. Una hilera de chalés de estilo inglés y el elegante palacete Casa de los Espejos dan pie a otro paseo para no despegarse de la Costanera. La noche brilla con la luna llena y estira la jornada más allá de lo previsto.

Al amanecer, termino de despabilarme con un submarino y un alfajor Merengo. Tres tapas de masa, dulce de leche y baño de glacé sostienen desde 1851 el mito de esta magistral obra artesanal.

Cruzo hacia la isla Sirgadero, embellecida con casas de fin de semana y quintas productoras de frutas, verduras y flores. El arroyo Leyes es sacudido por la lucha que los pescadores sostienen con sus presas. Algunos sueltan la caña, para acercarse a ofrecer peces vivos, que guardan en jaulas sumergidas bajo sus botes a remo. En Santa Rosa de Calchines -a 36 km de la capital por la ruta 1-, los isleños procuran su subsistencia con la venta de hortalizas, frutas, caracoles, amapolas y rosas.

Unos 36 kilómetros más al norte, un sendero de 400 metros alcanza la barranca del río San Javier y permite reconstruir la historia de Cayastá, el antecedente de la ciudad actual, que Juan de Garay intentó fundar por primera vez en 1573. Un templete cobija los restos de la iglesia San Francisco, de cuyo suelo parcelado por paredes de tapia (tierra apisonada) sobresalen esqueletos. Ceibos, sauces y palmeras sombrean el sendero, mientras telescópicos roedores tucu tucu se obstinan en quebrar el silencio perforando túneles bajo la tierra. t

Fuente: Clarín Turismo
http://www.clarin.com/suplementos/viajes/2010/01/03/v-02112071.htm


Ver más información acerca de Santa Fe y de Santa Fe (capital).

Comentarios
Notas y artículos
Conociendo el Casco Histórico de Santa Fe Conociendo el Casco Histórico de Santa Fe
La ciudad de Santa Fe tiene una amplia variedad de opciones sobre cosas para hacer y conocer, desde los típicos museos, edificios históricos o visitas a monumentos, hasta zonas verdes y balneario donde estar más en contacto con la naturaleza. Un lugar a conocer es el Casco Histórico de Santa Fe. Es la zona más antigua de la ciudad y el punto c
Los carnavales litoraleños Los carnavales litoraleños
El litoral argentino ofrece diferentes versiones del carnaval, para disfrutar, compartir y sorprenderse. Carnaval de Gualeguaychú Es el gran show, que desde enero convoca a más de 100.000 espectadores. Las comparsas que participan en la edición 2011, son Kamarr, Marí Marí y Ará Yeví. El slogan es: El Carnaval del país. Cu&
Isla, pesca y playas Isla, pesca y playas
Una floreciente y pujante actividad turística se desarrolla en la ciudad de Santa Fe, que ofrece al visitante propuestas y posibilidades para todas las edades, al combinar la arquitectura histórica con los espacios naturales y alojamientos modernos y confortables para el descanso. El casco urbano ofrece numerosos atractivos emparentados con la historia y evoluci&o



Buscar hoteles en Santa Fe (capital)
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Alojamiento destacado en Santa Fe (capital)
Notas y articulos
365litoralargentino.com
La guía online de Litoral Argentino los 365 días del año
www.365litoralargentino.com
Desarrollado por